lunes, 30 de mayo de 2016

DESESPERACIÓN ENSANGRENTADA

Salpicando el espejo lavaba su cara, con nubes en la mente y pájaros revoloteando sobre su brillante cabeza; hacía mucho que no brotaba pelo en esa bola reluciente que tenía sobre los hombros.
Él mismo solía decir, chistoso, que junto con el cabello le cayeron los años.

-"¡Rubio, muy rubio! ¿Y ahora? ¡Ahora mi calva es más brillante que cada mechón dorado que colgaba de mi cabeza por aquel entonces!"

Recordó esas mismas palabras y sonrió a su reflejo, mientras dejaba pasear la palma de la mano, lenta y melancólica, sobre su coronilla vacía.
Este gesto tan insignificante, a ojos ajenos, no parecería reflejar mucho más que la añoranza de la juventud, e incluso podría parecer tierno y hermoso para los más sensibles; pero lo que pocos saben es lo que habitaba en las nubes; oscuras, de su mente, y el cantar; tenebroso, de sus pájaros; pues poco más que desesperación y angustia experimentaba aquel hombre, frente a sí mismo, viendo como lenta pero incesantemente el reloj gritaba con más fuerza, y apretaba su cuello la escurridiza vida, con más ganas. El tiempo pues, se detuvo, tras ser testigo en un fugaz instante, de cómo se le escapaban los sesos y la vida en mil gotas de desesperación ensangrentada, que ahora bañaban el inerte reflejo de aquel que fue y dejó de ser.

lunes, 23 de mayo de 2016

PAZ INOCENTE

Paz inocente. 
Ignorante de la niebla 
que rodea a la paloma portadora, 
con parches en los ojos, 
volando bajo el agua.
La ceguera infantil 
de los sabedores silenciosos y maduros, 
como la actuación constante 
de marionetas con autocontrol, 
es amargamente dulce y poseedora
de la más absoluta farsa; 
de la que nadie se libra por poder, 
sino por querer.

lunes, 16 de mayo de 2016

NORIA INFINITA


Tú, 
tu vida, 
la nuestra, 
la mía 
y yo.

Circuito eterno,
cálido laberinto;
con puerta
de entrada,
pero no
de salida.


jueves, 12 de mayo de 2016

ACIERTO

Se hallaba apoyado en el marco de la puerta, a pocos metros la cama, gris, deshecha, triste e iluminada por la sutil oscuridad que aún contenía el poco brillo que se colaba entre las nubes aquella noche. 
A lo lejos las piezas de cerámica esparcidas por el suelo, sobre un charco de agua y flores a punto de desvanecerse. Y la ventana cediéndole el paso a la cruel tormenta, que dejaba su huella sobre el suelo y el destrozo, manchando el crimen con lágrimas dulces y frías, inundando el habitáculo de relámpagos, furia, soledad y estruendos tan brillantes como aterradores.

Aquella imagen aparecía sin previo aviso cuantas veces le placía, perturbándole el sueño y el vivir, pues vivir así no es más que morir sin muerte y vivir matando a la vida inerte.

La llegó a reconocer en el espejo de tantas veces que la había divisado en mente, la muerte se adueñaba de su cuerpo y supo que moriría.

Moriría si no salvaba a las flores moribundas, si no cerraba la ventana que un día abrió inconscientemente y no reconstruía el jarrón frágil y hermoso que un día llegó a ser y que ahora perdía color.


Secas las lágrimas del cielo que ocupaban el suelo, cálida la cama e intacta la vida de las rosas; pudo al fin entrar la luz por el cristal arrepentido, perdonado y amado que encontró la paz, el equilibrio y el camino acertado.


jueves, 5 de mayo de 2016

*REFLEXIÓN. 2*

Me voy encontrando entre la gente, en las risas y la rabia que a veces presencio.
Por primera vez siento que me voy moviendo hacia mi posición final, me queda gran parte del trayecto, pero al menos no me encuentro sentada donde siempre llenándome de polvo.

Me apetece conocer, he estado y aún sigo, en parte, viviendo en la ignorancia, y realmente tengo sed de datos interesantes y conectores que enganchen con otra curiosidad o parte de la historia, y ser capaz de debatir cualquier idea, con argumentos culturizados.

He cometido errores fatales, pero gracias a que decidí corregirlos y ponerles fin, ahora estoy en este punto de la partida, y es cuando comprendo, aprendo y aplico en vida, las incontables lecciones que me comentaba mi madre siendo una niña.

Quizás esté madurando, o simplemente se trate de una limpieza y orden general en mi cabeza, que antes no podía tener, pero que por caídas, llantos, pérdidas y observaciones he obtenido.


martes, 3 de mayo de 2016

HASTA LAS ESTRELLAS.

“-Hasta las estrellas” –me dijo sujetándome la mano mientras miraba con asombro el cuadro repleto de puntos de luz.

“-Hacia las estrellas debes llegar, éste no es lugar para destellos brillantes y cargados de magia. Alguien como tú debería bailar entre las hadas más hermosas, bañarse en las aguas vírgenes del cielo y  surcar el universo sobre su grandeza. Aquí, pocas personas ven lo que tú, entre la ignorante muchedumbre, conforme con sus pertenencias y deseos, sin atreverse a salir del margen o atravesar el muro que avisa “peligro, la vida no acaba aquí". Eres de las personas excepcionales que se atrevieron a crear su propio mundo, a seguir sus propias normas, y ser libre en ésta nuestra cárcel. Por eso, llegar a las estrellas debe ser la mayor liberación para alguien como tú, como yo; por lo que, si me lo permites, me ofrezco a acompañarte, vivir y perdernos.”

SUPERFICIAL.

Me resulta odioso que hacia mi persona (la cual pienso; merece al menos la oportunidad de ser respetada y valorada por sus buenas acciones) utilicen el afecto y la debilidad como arma punzante y mortífera que acabe por atravesarme el alma en cuanto cierre los ojos.

Sin darle importancia, di todo de mí a quien no supo aforar mis acciones. Me mostré totalmente abierta, presta a rellenar todos los surcos que se interpusiesen en su felicidad.

El tiempo; mi gran amigo, el que me ha arrebatado, brindado y cerrado puertas con cerrojo para no atravesarlas. Él pone a todos en su lugar, y yo no iba a ser menos.

Ahora es cuando me deja ver qué había tras el telón, donde durante el espectáculo reinaba el júbilo y la armonía, ahora sólo yace la hipocresía y la tenue luz grisácea que deja ver la inmundicia que siempre ha estado en los rincones más recónditos de lo que, inconscientemente, he llamado amistad.