SUPERFICIAL.

Me resulta odioso que hacia mi persona (la cual pienso; merece al menos la oportunidad de ser respetada y valorada por sus buenas acciones) utilicen el afecto y la debilidad como arma punzante y mortífera que acabe por atravesarme el alma en cuanto cierre los ojos.

Sin darle importancia, di todo de mí a quien no supo aforar mis acciones. Me mostré totalmente abierta, presta a rellenar todos los surcos que se interpusiesen en su felicidad.

El tiempo; mi gran amigo, el que me ha arrebatado, brindado y cerrado puertas con cerrojo para no atravesarlas. Él pone a todos en su lugar, y yo no iba a ser menos.

Ahora es cuando me deja ver qué había tras el telón, donde durante el espectáculo reinaba el júbilo y la armonía, ahora sólo yace la hipocresía y la tenue luz grisácea que deja ver la inmundicia que siempre ha estado en los rincones más recónditos de lo que, inconscientemente, he llamado amistad.


Entradas populares de este blog

VERANO.

ROMA

A mi pequeño cielo estrellado 🌌