GOLDEN

Cuentan que no hay sonrisa de oro más que una, y que ésta fue dividida en pocas, muy pocas partes, entre las bocas más afortunadas del mundo.

Cuentan que quien posee una sonrisa de oro es alguien que atrapa con la risa y enamora muy de prisa, que el oro de su boca aguarda también en su mirada y en la esencia del propio ser, volviéndolo dorado y brillante, valioso y especial.

Cuentan que, si deseas algo muy cerca de una sonrisa dorada, sin duda es un sueño cumplido, yo pedí que nunca te me fueras y así ha sido.

Cuentan, y cuentan, pero te cuento yo, mi oro, mi fortuna; yo te cuento las leyendas urbanas que hagan falta, para explicarte sin complejo tu gran valor, tu preciosa risa, que desborda su oro sobre la mía y se vuelven una al son de un sólo amor.

Entradas populares de este blog

VERANO.

ROMA

A mi pequeño cielo estrellado 🌌