RECUERDOS

Vuelan cual suspiro y se esconden en sonrisas y miradas perdidas;
se dejan arrastrar por la fuerza de las lágrimas inexpertas o cansadas.
Cada parpadeo los conoce y los despide,
y los latidos saben guardarlos como imágenes dañadas por la edad,
pero conservando la esencia que les hace únicos,
en el baúl vivo y rojo,
el de la cerradura y el candado único,
el que siempre cuidará de ellos.
Recuerdos.

Entradas populares de este blog

VERANO.

ROMA

A mi pequeño cielo estrellado 🌌