CAMINANTE EN EL CAMINO

No hace mucho que emprendí este viaje. 
Llevo poco tiempo descubriendo mi senda, pero el suficiente como para reconocer algunas piedras del camino que ya me encontré en mis pasados pasos.
A veces dos trayectos, y con ellos, sus caminantes, se cruzan. Hay quien parece que va a acompañarte durante todo tu viaje, a quien prestas ayuda y con quien compartes historias del trayecto, pero que finalmente, decide seguir andando alejado de tus pies.

Raramente alguien decide permanecer a tu lado hasta el fin; en ese caso recomiendo protegerle de todo mal u obstáculo, puesto que él hará lo mismo contigo.
Cualquiera te dirá que disfrutes del sendero, que seas tú mismo, que goces de cada paso y que nada merece más importancia que tus pisadas, únicamente las tuyas.

Pero dime, viajante: ¿Alguna vez te has encontrado con dos posibles caminos? 
Será decisión tuya y de nadie más elegir, o más bien eliminar, uno de tus posibles finales. Uno de ellos te obliga a ser tal y como eres, a creer en lo que creas y a pensar en lo que pienses, suena bien, ¿sí? Pero a los viajantes no les agrada compartir su agua con quien se sale de lo habitual. Fuimos educados para caminar, actuar, hablar y pensar de igual forma, ya que ¿cuántos habrían abandonado su senda para proseguir entre los árboles, los arbustos o incluso el mar y alcanzar su meta a través de su propio sendero? Pero en este mundo no se puede deambular en soledad, es necesario la ayuda de otros para, a veces, salir de nuestras propias fosas sin fondo; por lo que, aquí tenemos el segundo camino, donde no puedes expresarte libremente sin provocar estragos o rechazo en la mirada de la gente, donde, mejor, no se te ocurra brincar, bailar o saltar en lugar de caminar como todos lo hacen, pero a cambio siempre habrá alguien que te tienda su mano y, tal vez, sea alguien como tú, reprimido por el resto, que decida acompañarte y comprender lo que la mayoría no, a causa de seguir andando y no pensando.


Entradas populares de este blog

VERANO.

ROMA

A mi pequeño cielo estrellado 🌌