EL ÁRBOL

Árbol fuerte, sosteniendo miles y miles de hojas,
grandes, hermosas, se entrelazaban unas con otras,
escondiendo los secretos de las aves e insectos que vivían en él.
Robusto y grueso, destacaba entre los otros,
"El Rey del bosque" le decían las miradas sorprendidas.
Era alto, ¿qué alto? ¡altísimo!
Tenía el mundo a sus pies, y él lo vigilaba.
Y era bueno aquel día,
cuando amanecían casi todos.
Y era suave la brisa,
para quienes la sintiesen.
Y eran muertas las ramas desde donde
un hada triste lloraba la gran pérdida.

Entradas populares de este blog

VERANO.

ROMA

A mi pequeño cielo estrellado 🌌